jueves, 13 de octubre de 2016

Don Manuel Gámez Redondo, pregonero 2017




Queridos amigos y amigas,

Hace tan solo unos días, conocíamos una feliz y emotiva noticia, el pregonero de este futuro año 2017 será Don Manuel Gámez Redondo, hermano trompetero.

Un hombre hecho a base de nazarenismo puro, que en los últimos tiempos ha sabido trabajar y luchar por nuestra Hermandad desde adentro, concretamente, como Vocal de Caridad y Convivencias.

Costalero, trompetero, miembro de Junta de Gobierno...en resumidas cuentas una persona que sabe de lo que habla, que nos relatará sus vivencias desde lo más profundo de su corazón, morado. Fiel seguidor de las tradiciones, ha sabido mantener la impronta nazareno en sus decisiones pero preservando siempre el sabor añejo de esta hermandad y de su colectivo más longevo. Innovador y persistente, directo y conciso. Los que tenemos el placer de ser amigos de él, sabemos que en este día y a esta hora, Manolo está preparado para pregonar el próximo Viernes Santo 2017 como nadie.

Un ansiado pregón nos espera porque, como ya hemos comentado, este próximo año, será uno de los nuestros el que desempolve el cajón de los recuerdos en esas mágicas tablas de Teatro Cervantes.

Esperamos y deseamos de todo corazón que todos y cada uno de ustedes vibre y se emocione como seguro que lo haremos todos y cada uno de los miembros de este colectivo que verá reflejado su sentimiento en las palabras de un nazareno de alma y corazón, Don Manuel Gámez Redondo.

¡Manuel! ¡Suerte hermano, tus “nenes” están contigo!

miércoles, 13 de julio de 2016

Nombramiento de nuestro nuevo Vocal

Querida familia, hoy os trasmitimos una buena nueva, un nuevo paso en esta familia. Fueron momentos muy complicados y muy difíciles, os lo podemos asegurar, pero la vida sigue y hay que tomar decisiones que quizás duelen por la emotividad de las mismas y las circunstancias que las envuelven.

Nuestro hermano Mateo, Vocal de Trompeteros nos dejó, se marchó con el Jefe y ha dejado un vacío enorme en nosotros, pero de la misma manera en que él vivió, nosotros seguimos adelante para engrandecer y seguir luchando por nuestras tradiciones más añejas.

En el día de hoy se ha hecho público la elección del nuevo Vocal de Trompeteros, un hermano, un amigo, un trompetero, pero sobre todo un gran nazareno que sabe luchar y defender este tercio, y así lo ha demostrado.

Nuestro hermano Alfonso Valero ha sido designado por nuestro Cabo como Vocal de Trompeteros con el visto bueno de nuestra Junta de Gobierno y por supuesto con el enorme beneplácito de todos y cada uno de los componentes del Tercio.

Hombre sensato y honesto que, como ya hemos dicho, ha demostrado su buen hacer para con el colectivo pero también para nuestra Cofradía.

Deseamos y pedimos a nuestro Nazareno que lo guíe y marque sus pasos en el día a día de su nuevo cargo y remarcamos que, al menos para todos nosotros, nuestro hermano Mateo seguirá siendo trompetero y seguirá estando presente y nuestros toques.

VIVA EL NAZARENO

lunes, 6 de junio de 2016

Amargo silencio, triste floreá.

Hoy, triste día para esta familia.

Un amigo se nos ha ido, se ha marchado para tocar desde el cielo, para empuñar su trompeta desde un lugar privilegiado, en el mejor tercio, junto a Él.
Suele ser típico hablar bien en estas situaciones, pero en su caso, es que no se puede decir otra cosa. Su gracia y su arte hicieron mucha mella en este colectivo, se notaba su impronta, su afable carácter dentro y fuera, en las buenas y en las malas, en un ensayo o en la misma estación de penitencia.

Se marcha su risa y sus chascarrillos, su categoría y sus bromas...pero se quedan sus anécdotas, sus historias, sus 30 años al servicio de El Nazareno, pero sobre todo, se queda su FUERZA, sus GANAS de vivir, sus ganas de LUCHAR, de aferrarse a un clavo ardiendo y de sacar la cabeza por encima de cualquier tesitura.

Querido amigo, desde hoy, este tercio seguirá escoltando al Jefe, pero una trompeta siempre faltará; como sucede en las familias, cuando llegan fechas importantes, se echa de menos la ausencia de un ser querido, y tú, para esta FAMILIA eres un ser querido.

Háblale al Jefe de nosotros, y márcate una floreá de las tuyas.

Hasta siempre HERMANO.


Mateo González Feria.
Vocal de Trompeteros

Descansa en paz

viernes, 13 de mayo de 2016

Vivencias nazarenas...(Parte IV)

Estabas allí, frente a mí,
y entre el clamor de la gente,
toques finos de una lira,
silencio, oración se siente.

Dulces notas de la banda,
anunciaban con pasión,
que Jesús el Nazareno,
nos daba su bendición.

Tres toques roncos de bombo,
trompetas al cielo rezan,
cuando tú mano divina,
tiendes "pa" que nos proteja.

Casi no pude tocar,
pues la emoción me invadía,
al sentir al padre ausente,
que en un susurro decía.

No llores más hijo mío,
no te aflijas, se valiente,
que Jesús el Nazareno,
nos ha unido para siempre.

Y la bendita garganta, 
de un ilustre trompetero,
rompió el silencio presente,
con un !!! Viva el Nazareno!!!

Y gracias a ti, hermano,
trompetero y nazareno,
pues con tú abrazo sincero, 
curaste mi desconsuelo.

sábado, 7 de mayo de 2016

Vivencias nazarenas...(Parte III)

Y llegamos a San Francisco,
por la calle Viriato,
y al llegar al templo santo,
alli, me estaba esperando.

Mirabas hacia la puerta,
y la cera iluminaba,
tú rostro bello y divino,
Linares ya te esperaba.

Rezamos un padre nuestro,
tocamos nuestras
trompetas,
y nos fuimos a la puerta,
a esperar que tú salieras.

En el silencio del templo,
resonaban dos trompetas,
un padre junto a su hijo,
aliviaban nuestra espera.

Más los demás desde fuera,
respondíamos a su toque,
y saliste Nazareno,
y un viva salto en tu nombre.

Y en esos instantes previos,
a darnos tú bendición,
tú mirada Nazareno,
alumbró mi corazón.

lunes, 25 de abril de 2016

Vivencias nazarenas...(Parte II)

A las dos de la mañana,
mis hermanos ya llegaban,
besos, abrazos y llantos
mi primer año empezaba.

Y en la puerta del Alferez,
el primer toque ya suena,
y la bandera es envuelta, 
de tradición Nazarena.

Antes de recojer,
a la banda de mis sueños,
una saeta es cantada,
la Oración un padre nuestro.

Y sobre las tres y cuarto,
en las ocho puertas esperando,
resuenan toques de Aida,
la banda ya está llegando

Alzamos nuestras trompetas,
al son de tan bella marcha,
y empezamos el camino 
que nos llevará a tu casa.

El templo es nuestro destino,
y la fe nos acompaña,
que ganas tengo de verte
Nazareno de mi alma.

M.L.G.C.

viernes, 15 de abril de 2016

Vivencias nazarenas...

Poco antes de las dos,
volví a vestir con pasión,
la túnica que mi padre,
en herencia me dejó.

Esta vez de trompetero,
y con la misma ilusión,
del niño que en el Paseo,
a su Padre acompañó.

"Que orgullosa estoy", decía,
mi Madre al verme vestido,
"Ay, si te viera tu Padre,
que mala suerte has tenido"

No llores más Madre mía,
que desde el cielo Papá,
cuando toque mi trompeta,
seguro la escuchará.

Que mis hermanos esperan,
Madre tengo que marchar,
a tocarle al Nazareno,
a vivir la madruga.



Por Manuel Luis Garrido

lunes, 4 de abril de 2016

Crónica fotográfica de un amigo, Juan Raya

Como no podía ser de otra manera, y por enésimo año consecutivo, nuestro amigo Juan Raya nos vuelve a deleitar con una magnífica colección de instantáneas del pasado Viernes Santo.

Pocas palabras podemos decirte ya amigo Juan, año tras año nos sigues mostrando tu cariño y tu aprecio para con este colectivo.

Mil gracias.












Y como último detalle, una foto que reconoce el cariño y la labor de nuestro amigo Jesús en sus emocionantes "vivas" durante toda la Madrugá.



jueves, 31 de marzo de 2016

Crónica nazarena

Bueno, se acabo la Semana Santa, y con ello los ensayos los martes y viernes por la noche, en los que nos contábamos unos a otros nuestras cosas. Compartíamos preocupaciones y nos ayudábamos unos a otros a resolverlas. Y lo más importante, ha sido compartir la pasión de ser Nazarenos, y sobre todo ser trompeteros, porque como dice nuestro hermano Manolo Pérez "Sin trompeteros no hay Nazareno".

Respecto a la procesión, tuve un bajón entre el desayuno y el Paseo, tenéis q perdonármelo, un virus y los nervios me traicionaron, pero llegue a Tribuna.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando se produjo la combinación del sonido de nuestras trompetas con la marcha "Aida" de la banda de cabecera.

Y otro momento inolvidable fue recibir la primera bendición, porque no sabes lo que es ser trompetero hasta que ves una bendición de nuestro padre a la luz de la Luna, siendo tú participé de ella. 

Fotografía: Antonio Barrios


Y como me dijo nuestro hermano Manolo Pérez, cuando se terminó la primera bendición, "Ya eres trompetero" junto con la enhorabuena de todos vosotros, nunca lo olvidaré.

Me encantó que se volviese a recuperar nuestro querido Paseo del Linarejos, porque el paseo es nuestra casa, aunque como dice mi padre, ya solo nos falta rodear la Plaza de Toros. el nazareno es de Linares. 

En conclusión, quiero agradecer a todos los Trompeteros la excelente acogida que tuve cuando llegué, por considerarme desde el primer minuto uno más en esta gran familia, con el mismo deseo  para que todos los años podamos seguir tocándole, a nuestro San Juan El Evangelista, Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Madre de los Dolores".


Carlos Barrios

lunes, 28 de marzo de 2016

Ya no huele a incienso...



 Ya no huele a incienso, ya no se oyen tambores, ya no se ven túnicas por las calles, ya no anda Dios por Linares. Largos días de trabajo condensados en apenas una docena de horas, unas horas que para muchos son la gasolina con la que sus corazones trabajan el resto del año, horas en las cuáles no hay cansancio ni agotamiento porque Él está aquí, cerquita, delante nuestra.


Como adelanto, ellos, nuestra Banda, nuestro hermamos de las Ocho Puertas. Esos que nos dan la mano para subir juntos hasta San Francisco para buscarlo, para que salga ya.



Le pedimos, le hablamos, le rezamos...nuestras trompetas son la única compañía que nunca le falta, los cirineos que siempre están delante de su trono, majestuoso, enarbolando ilusiones y deseos con el discurrir de las horas. La Madrugá es testigo de emociones y sentimientos difíciles de explicar. Es oscura la noche nazarena, las farolas nos dan la luz justa, la necesaria para ver su rostro bajo la atenta mirada del que espera aferrado al balcón. Esos palcos que derraman arte y categoría con la más pura de las devociones. Las saetas seguían sonando, y las trompetas contestando, qué dicotomía más perfecta, frente al cristalino garganteo de una voz prendida por la fe, el bronco y antiguo sonido que contesta ante tan hermosa plegaria en forma de cante. ¡Qué no se pierda nunca el amor del saetero!

Y el alba llegó, y la penumbra de la noche dio paso a los rayos de sol que tímidamente se iban abriendo paso entre saetas y chicotás. Y seguíamos ahí, al pie del cañón, como si no hubiese un mañana, como si cada toque fuese el último porque, a pesar de las horas, créanme cuando les digo que la Madrugá se hace corta, muy corta, se vive intensamente y con la misma fugacidad que un rayo, se desvanece sin apenas darnos cuenta.


Y el Paseo llegó, y llegó la hora, y llegaron las familias, y llegaron los abuelos con sus nietos, y llegaron padres e hijos venidos de media España, y llegaron los niños en hombros, y las abuelas con lágrimas, y las madres con sus hijas, y llegó Linares. Linares y su Nazareno, Linares y su Paseo de Linarejos, y se volvió a repetir la historia que jamás debería haber sido cambiada, EL NAZARENO EN EL PASEO DE LINAREJOS. Cientos, miles de fotos e instantáneas han recorrido las retinas de los linarenses durante toda la vida con esa imagen, sublime, elegante, añeja, castiza...pero este año ha vuelto a ser realidad, ha pasado de ser recuerdo a ser vivencia. esa vivencia que es nuestra, que nunca más debe perderse porque fue, es y será identidad nazarena. Justo ahí fue donde vivimos un momento que nos se nos olvidará a ninguno, nuestro hermano, nuestro trompetero, pudo sentir el calor y el abrazo desde lo más profundo de nuestro corazón. Se lo hemos pedido, más de una vez, y el Jefe va a actuar, seguro, Él nunca deja solos a sus trompeteros.

Y mientras el calor apretaba, las calles de Linares se llenaban cada vez más con miles de linarenses que no querían otra cosa que ver a su Nazareno, a su Niña y a su fiel discípulo. La Corredera de San Marcos era un hervidero de gente, agolpada en las aceras, apenas sin un hueco, apenas sin espacio para moverse, pero todo merecía la pena. Sonaban las trompetas, sonaban los trompeteros, y ahora con más fuerza aun porque, sin quererlo, el final se iba acercando. Carrera Oficial lucía espléndida, lucía repleta de linarenses expectantes. Y, como si del camino al Gólgota se tratase, la calle Isaac Peral fue testigo del caminar de miles de túnicas moradas hasta el templo franciscano. 

Y sonó el solo de Oración, y de nuevo, como cada año, por tercera vez, Linares fue bendecido por la mano más conocida de toda la ciudad, por esa mano que representa y significa tanto para esta bendita ciudad. Linares, bendecida por su Señor, por el Nazareno.



Pero aún quedaban un último aliento, un último empujón. La madre, la Niña, no podíamos dejarla sola, con lágrimas en los ojos empujábamos ese esplendoroso paso al son de nuestros hermanos de la Banda de Cabecera. La calle Pontón se volvía a llenar de gente aplaudiendo, de gente deseosa de seguir escuchando la que es para muchos, la banda sonora de Linares. Y la escoltamos, y la llevamos hasta su casa donde como broche de oro, y saliendo del corazón, le entonamos un Ave María, lento, con voz bajita, que solo Ella lo escuche, para que nos proteja y nos de la fuerza necesaria para seguir luchando los 364 días restantes.

Poco más queda por decir. Las emociones y las vivencias se quedan bajo la túnica, los rezos se guardan en el corazón, las lágrimas se apagan en nuestros sueños pero nunca sin dejar de olvidar que nosotros, los trompeteros, tenemos una obligación. Nuestro sino es y será estar aquí, con Él, acompañándolo en todo momento, en cualquier rincón, en cualquier circunstancia somos y seremos su escolta.

¡Vamos señores! Que ya queda menos para volver a ver su cara saliendo por las Puertas de San Francisco.

Que el Nazareno nos proteja otro año más y nos de fuerza pero sobre todo, salud.

¡Señores! ¿Estamos?... ¡ARRIBA!