lunes, 6 de junio de 2016

Amargo silencio, triste floreá.

Hoy, triste día para esta familia.

Un amigo se nos ha ido, se ha marchado para tocar desde el cielo, para empuñar su trompeta desde un lugar privilegiado, en el mejor tercio, junto a Él.
Suele ser típico hablar bien en estas situaciones, pero en su caso, es que no se puede decir otra cosa. Su gracia y su arte hicieron mucha mella en este colectivo, se notaba su impronta, su afable carácter dentro y fuera, en las buenas y en las malas, en un ensayo o en la misma estación de penitencia.

Se marcha su risa y sus chascarrillos, su categoría y sus bromas...pero se quedan sus anécdotas, sus historias, sus 30 años al servicio de El Nazareno, pero sobre todo, se queda su FUERZA, sus GANAS de vivir, sus ganas de LUCHAR, de aferrarse a un clavo ardiendo y de sacar la cabeza por encima de cualquier tesitura.

Querido amigo, desde hoy, este tercio seguirá escoltando al Jefe, pero una trompeta siempre faltará; como sucede en las familias, cuando llegan fechas importantes, se echa de menos la ausencia de un ser querido, y tú, para esta FAMILIA eres un ser querido.

Háblale al Jefe de nosotros, y márcate una floreá de las tuyas.

Hasta siempre HERMANO.


Mateo González Feria.
Vocal de Trompeteros

Descansa en paz